Esofagitis eosinofilica

On this page

Supported by:

Resumen

La esofagitis eosinofílica (EE) es un trastorno del esófago, el tubo que conecta la boca con el estómago. Se reconoce cada vez más que la EE es una de las principales causas de las dificultades para tragar en niños y adultos. Este trastorno afecta a una de cada 2000 personas.

La EE es una enfermedad crónica del sistema inmunitario que puede desencadenarse por una alergia a los alimentos, por el reflujo ácido (cuando el ácido regresa del estómago al esófago), o por una alergia que se transmite por el aire (estacional). La afección hace que el sistema inmunológico reaccione de manera exagerada y provoque que una gran cantidad de glóbulos blancos llamados ‘eosinófilos’ se acumulen en el esófago. Como resultado, el esófago se inflama.

A menudo esta afección empeora con el tiempo y puede interferir con la calidad de vida del paciente. Aunque no hay cura, hay tratamientos disponibles.

Síntomas

El síntoma principal de la EE es la dificultad para tragar. Otros síntomas varían según la edad y pueden incluir los siguientes:

  • Irritabilidad
  • Problemas con la alimentación
  • Poco aumento del peso y del crecimiento en bebés y niños pequeños
  • Reflujo, cuando los ácidos estomacales regresan al esófago y causan una sensación de ardor o dolor en el pecho.
  • Regurgitación, cuando el alimento regresa a la boca desde el esófago y el estómago
  • Vómitos
  • Dolor de estómago
  • Dolor de pecho en adolescentes y adultos

Las personas que tienen EE pueden sentir la necesidad de beber muchos líquidos para poder pasar los alimentos y es posible que no puedan terminar una comida porque se sienten llenas a la mitad. En algunos casos, los alimentos sólidos pueden atascarse en el esófago estrechado y hacer que el paciente tenga que acudir inmediatamente a la sala de emergencias.

Find expert care.

If your son or daughter is struggling with eosinophilic esophagitis, take control and consult an allergist today.

Causas

Los expertos creen que tanto los factores genéticos como los ambientales juegan un papel importante en el desarrollo de la EE. Aproximadamente la mitad de las personas con EE también tienen alergias estacionales o asma. Algunas notan que sus síntomas de EE empeoran durante la primavera y el verano cuando experimentan alergias estacionales. Otras pueden tener alergias a los alimentos o eczema (dermatitis atópica), una enfermedad de la piel que causa un sarpullido con picazón.

Entre los alimentos que más comúnmente causan una reacción alérgica que conduce a la EE se encuentran la leche, los huevos, el trigo, la soya, los cacahuates o las nueces, y el pescado o los mariscos.

Es posible que la persona tenga una combinación de alergias que aumenten el riesgo de desarrollar EE. Por ejemplo, aunque es raro que las alergias al polen por sí solas causen EE, aproximadamente una de cada cuatro personas que tienen una EE inducida por alergias alimentarias notan que sus síntomas varían según la estación.

Diagnóstico

Debido a que los síntomas de la EE son similares a los de la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), es importante que un alergista y un gastroenterólogo lo evalúen para obtener un diagnóstico preciso. El médico revisará su historial médico completo y es posible que recomiende la realización de pruebas de alergia alimentaria y/o una endoscopia digestiva alta para revisar el esófago y determinar si hay inflamación. En la endoscopia, el médico inserta un tubo a través de la boca hasta el esófago mientras la persona está sedada y puede tomar una biopsia (una pequeña porción de tejido) del revestimiento del esófago para confirmar el diagnóstico de EE.

Tratamiento

Su médico le ayudará a encontrar un plan de tratamiento adecuado para usted. El tratamiento que le prescriba dependerá de los desencadenantes de su EE y de la gravedad de sus síntomas. Los tratamientos más comunes incluyen los siguientes:

  • Esteroides tópicos: Los esteroides tópicos pueden ser medicamentos líquidos que se tragan, como la budesonida, o que se inhalan y tragan, como la fluticasona. Aunque la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) no los ha aprobado como tratamiento para la EE, se recetan comúnmente. Estos medicamentos pueden ayudar a reducir la inflamación en el esófago.
  • Inhibidores de la bomba de protones (IBP): Los IBP son medicamentos de administración oral que reducen el contenido ácido del estómago. Aunque la FDA no los ha aprobado para el tratamiento de la EE, se recetan comúnmente.
  • Dietoterapia: El alergista puede recomendarle que suprima de su dieta todos los alimentos que son desencadenantes comunes de la EE, como los frutos secos, los cacahuetes, el pescado y los mariscos, el trigo, los productos lácteos, los huevos y los productos de soja. Si las pruebas muestran que usted tiene alergias a algunos alimentos específicos, el alergista puede recomendarle que deje de comer esos alimentos para ver si sus síntomas mejoran. Otro posible tratamiento es la dieta elemental, que consiste en un reemplazo nutricional especial en líquido o en polvo que se toma hasta por seis semanas para permitir la curación del esófago.
  • Dilatación esofágica: Si su esófago se ha estrechado demasiado, el médico puede recomendarle un procedimiento para dilatarlo. Esto se puede hacer durante la endoscopia. Se inserta un globo a través del tubo colocado en su garganta y se lo infla para estirar el área que se ha vuelto estrecha.
  • Terapia con biofármacos Los biofármacos son terapias dirigidas que reducen la inflamación. Se pueden inyectar o administrar por vía intravenosa. La FDA ha designado como “medicamentos huérfanos” o de “terapia innovadora” a varios biofármacos, incluidos el dupilumab (Dupixent®) y el benralizumab (Fasenra®). En un futuro próximo, es posible que la FDA apruebe los productos antes mencionados y otros biofármacos para el tratamiento de la EE.

Utilice la herramienta Buscar un alergista para conseguir atención de un especialista en EE.

Actualizado el 29 de junio de 2022